Procesos, cadenas de valor y capacidades

Procesos, cadenas de valor y capacidades
Procesos, cadenas de valor y capacidades
Muchas veces hay confusión entre los Procesos, Cadenas de Valor y Capacidades. Cuando cada una pretende describir las operaciones del negocio en alguna manera, cada una tiene un propósito diferente, foco y uso. Partiremos con los Procesos.

Una definición para proceso es “una serie de operaciones que son ejecutadas en un orden secuencial de acuerdo a reglas de negocio”. Típicamente las definiciones centradas en TI llevan a una automatización de ciertas tareas específicas como “cambio de dirección”. Una definición diferente, “un set de actividades estructurado y medible, diseñado para producir un resultado específico para un cliente o mercado en particular”, nos lleva a pensar un proceso como algo más amplio dentro del contexto del negocio.

Los procesos pequeños (algunas veces llamados procesos funcionales) son generalmente blanco de implementaciones TI donde el proceso es descrito como un modelo BPMN que puede ser directamente ejecutado en un BPMS. El objetivo de este tipo de procesos, es poder entender, diseñar, medir y optimizar una función específica.

Los procesos más grandes representan funciones mayores que cruzan los distintos límites de una organización y están compuestos por una combinación de tareas humanas y tareas automatizadas. El objetivo de los procesos end-to-end es identificar como el trabajo es hecho, con un énfasis en las relaciones dentro de la organización y sus interacciones. Puede ser pensado como una “unidad de administración” que identifica funciones, métricas e interacciones organizacionales en orden de permitir acciones de gestión y decisiones para mejorar el proceso.

Una cadena de valor es similar a un procesos end-to-end, pero con un alcance más estrecho que describe una secuencia linear desde el punto de vista de un steakholder en particular (como puede ser un cliente). Cada paso o etapa de la cadena de valor representa la adición de valor para el stakeholder desde su perspectiva. Una cadena de valor siempre está gatillada por el stakeholder y fluye a través de una serie de etapas intermedias hasta la entrega final de valor cuando la cadena se ha completado. La mayoría de los stakeholders tendrá más de una cadena de valor y diferentes cadenas de valor tendrán muchos potenciales de interacción. La cadena de valor provee una vista ejecutiva de alto nivel que identifica el panorama general de interacciones, por lo que las interdependencias y oportunidades pueden ser entendidas. La cadena de valor es mantenida simple a propósito para focalizarse en la identificación de valor y permitir el entendimiento general del flujo.

Una capacidad es lo que hace un negocio (no cómo es hecho). La capacidad describe una habilidad única que una compañía debe tener para poder ejecutar sus operaciones. Capacidades pueden ser descompuestas en una jerarquía, típicamente de 3 a 4 niveles, pero la clave para las capacidades es que existe sólo una capacidad para cualquier cosa en la empresa. El énfasis en esta capacidad única, trae el foco a lo que la compañía hace. Cuando se evalúa la situación “as-is” en cualquier organización, encontramos que la misma capacidad está implementada muchas veces, de diferentes formas, con diferente información. Las capacidades pueden ser ocupadas de manera adecuada o de manera pobre, o no ser utilizadas, pueden ser incluso externalizadas. Típicamente la complejidad de estas relaciones multidimensionales las hace difíciles de entender, así que las capacidades proveen un punto de claridad que permite que la discusión tome lugar and que la gestión se centralice en la raíz de los problemas. Luego, la relación entre la capacidad, la información el valor, la organización, etc., puede ser resaltado para exponer las redundancias y oportunidades. Así, el valor de las capacidades no es mucho más que el mapa en sí, pero el mapeo de las capacidades a otras cosas y la claridad que esto significa.

A menudo, una vista compuesta, como una cadena de valor mapeada a las capacidades, es útil para proveer el alcance a una iniciativa en particular. Las capacidades pueden ser mapeadas a un set de conceptos apropiados para señalar un escenario específico. Notar que un proceso end-to-end es en realidad una vista compuesta de actividades, interacciones e información que está relacionada al performance del proceso en cuestión. Aun así, la vista del proceso end-to-end es generalmente creada con un alcance de un proceso en particular, por lo que puede no identificar redundancias e inconsistencias con otro proceso end-to-end. Dado que el alcance de las capacidades es la organización completa, estos aspectos de la organización serán más fáciles de identificar.

Otro aspecto de valor de las capacidades, es no sólo en el mapa de capacidades por sí mismo, pero en el proceso de obtener ese mapa. Desarrollar el mapeo requiere que el negocio participe y se genere un común acuerdo y vocabulario entre todas las unidades.

Aunque a menudo confundido, una capacidad es diferente de un proceso o una cadena de valor. Mientras el proceso describe “cómo algo es realizado”, la cadena de valor describe “cómo el valor es entregado al stakeholder”, y la capacidad describe “qué” es hecho, sin considerar cómo, dónde o quién lo hace. Procesos y cadenas de valor requieren capacidades y describen como esas capacidades son usadas. Como en toda arquitectura o diseño, cada una tiene un lugar y propósito.

Artículo original de Bptrends.com, por .

Deja un comentario